Compartir en redes sociales: Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

“La felicidad y motivación de los empleados no se compra con dinero”

Los candidatos buscan algo más que una nómina interesante a final de mes “el dinero ya no lo es todo”, el talento busca y valora cada vez más aquellas empresas que ofrecen a sus empleados toda una serie de incentivos no económicos para mejorar la motivación y satisfacción personal de sus empleados. La suma de todos estos incentivos y recursos no económicos son el “salario emocional”.

Los responsables de RR.HH y gestión del talento, deben conocer cuáles son las necesidades de sus empleados y proponer acciones y soluciones que les ayuden cubrirlas, mejorando su felicidad y su nivel de compromiso con la organización.

Las empresas que no tengan presente el salario emocional con sus empleados, pueden tener llegar a tener una mala reputación como empleadores por sus condiciones de trabajo.

Los beneficios que aporta la aplicación práctica del salario emocional son: La atracción y retención del talento, mayor implicación y motivación de los empleados, mejora del desempeño y la productividad, reducción de la rotación de personal y del absentismo laboral.

Ejemplos de salario emocional:

  • Flexibilidad horaria y conciliación familiar: Teletrabajo, días libres…
  • Formación continua y plan de carrera personalizado.
  • Comida: Snacks, ticket restaurant, etc.
  • Ticket guardería.
  • Salud y fomento del deporte.
  • Beneficios sociales: Plan de pensiones…
  • Espacios de distracción: TV, videojuegos…
  • Actividades de equipo: Deporte, salidas culturales…
  • Ambiente de trabajo
  • Reconocimiento al mérito individual y trabajo en equipo.